Valor circular compartido en real estate

7 mayo 2021

Valor circular compartido en real estate

Build back better

El cambio climático, la escasez de recursos y el futuro de la urbanización, junto con la crisis de la pandemia global, son algunas de las incertidumbres a las que actualmente se enfrenta el sector inmobiliario. Probablemente la única vía para afrontarlas pasa por adoptar principios de economía circular, dirigiéndose hacia un sistema más saludable que cree valor circular compartido en los distintos stakeholders.

Dichos principios, definidos en detalle en el artículo publicado anteriormente sobre el valor circular compartido para el real estate, deben aplicarse a varios niveles dentro del sector para así satisfacer las necesidades del mercado, seguir contribuyendo a la riqueza global y reducir el impacto en el medio ambiente y en la sociedad.

Ejemplos de creación de valor circular compartido
Mapa de valor dando ejemplos de creación de valor circular compartido para diferentes partes interesadas – Valores que serían tomados en cuenta para mantener o encontrar el éxito a corto y largo plazo. Extraídos de Lean management, la filosofía Cradle to Cradle y la metodología True Value de KPMG.

Crear valor circular compartido que además cree un retorno de la inversión a nivel social, ecológico y financiero puede presentar algunos retos. Se identifican seis principales barreras: 

  • Límites planetarios. Optimizar la creación de valor social, ambiental y financiero de forma satisfactoria para todos los interesados puede ser difícil en este ámbito. Para acercarnos a ello podemos emplear métodos de análisis como el Coste total de propiedad o el Análisis del ciclo de vida.
  • Viabilidad técnica. Idealmente la elección de materiales, procesos de construcción y localizaciones alternativas no deberían comprometer la calidad de los bienes inmobiliarios. Para que esto sea una realidad, hay que compartir conocimiento entre sectores y dedicar fondos a educación especializada. 
  • Brecha de implementación de negocio. Existe una brecha entre la estrategia corporativa y la disponibilidad de recursos internos para avanzar en la creación de valor circular compartido. Para cerrar la brecha lo ideal sería contar con financiamiento público inicial para la innovación (y aumentar así la captación a largo plazo) y disponer de iniciativas de reporte para cuantificar los beneficios a nivel ecológico, social y de negocio.
  • Gobierno y legislación. Las leyes actuales en algunos casos no facilitan la creación de valor circular compartido (a veces se limita la reutilización, no hay requisitos sociales o ecológicos en la contratación pública, etc.). Pero la tendencia a nivel global es hacia una legislación que apunta más hacia la sostenibilidad.   
  • Disponibilidad para innovar. Factores como el alto coste de experimentación o la alta durabilidad de los bienes inmobiliarios hacen que el sector se muestre, en general, poco abierto a la innovación. Sin embargo, las necesidades de esta era digital están favoreciendo que la industria vaya innovando progresivamente. Para acelerar el proceso, sería necesaria una cultura abierta, centrada en la optimización del valor circular compartido.
  • Colaboración entre sectores. La falta de colaboración entre los distintos sectores es el resultado de las 5 anteriores barreras. Las organizaciones deben estar dispuestas y disponibles para compartir conocimiento dentro y fuera de la cadena de valor.  Se puede facilitar esta colaboración con financiación ad hoc, redes y localizaciones piloto dedicadas a ello.

Conociendo los objetivos y las barreras de este reto, tenemos una buena base para empezar el camino hacia un sector inmobiliario que genera valor circular compartido. Desde Eco Intelligent Growth seguimos trabajando para alcanzar esta meta desde el producto al sistema, con metodologías como Cradle to Cradle Certified®, Lean2Cradle® y el Circular Carbon Cycle Approach, que atienden cada una de las barreras desde diferentes perspectivas. 

 

 

Adaptación del artículo original «The path to net-zero and beyond» de Ingrid Campi Laib.